iNodoro

Mucho se habla últimamente sobre las nuevas tecnologías: el iPhone 4, el iPad, los eBooks, el todopoderoso Google y su Android, el Gran Colisionador de Hadrones... Muchas de ellas nos hacen la vida más fácil, o nos ayudan a progresar en la investigación científica, o simplemente nos sirven de grato entretenimiento, pero aún así, no son suficiente para satisfacer todas nuestras necesidades. Frente a ellas, en nuestro día a día, necesitamos también echar mano de ciertos aparatos o inventos, no tan nuevos ni tan avanzados, pero que se han convertido en fundamentales para nuestra vida diaria: las sillas, el fregadero, los zapatos... Y algunas de ellas, a pesar de no ser tan tecnológicamente desarrolladas como un iPhone, tienen un funcionamiento que también nos es bastante desconocido, en ocasiones a causa de su dificultad, pero en la mayoría de los casos porque ni siquiera nos hemos parado a pensar su funcionamiento y siempre hemos dado por hecho que "eso funciona así y punto". Uno de ellos es probablemente el menospreciado inodoro.

Hace poco me preguntaba Javi, "oye, ¿tú sabes porqué se queda el agua siempre en el inodoro?". "Coño, qué pregunta - le dije - pues no sé tío, supongo que será por el principio de los vasos comunicantes o así...". La cosa quedó ahí, creyendo que medianamente teníamos la solución, pero particularmente me quedé intranquilo. ¿Cómo puedo no saber cómo funciona un simple inodoro? ¡Que lo utilizamos todos los días! ¡Que sin él no somos nadie, coño! Así que, después de la resaca del día siguiente, investigué un poco y hallé que iba bien encaminado pero que no todo era eso.

El agua atrapada en el inodoro cumple básicamente la función de evitar que los malos olores de las cañerías y los sedimentos salgan hacia el cuarto de baño. Para ello, el inodoro se basa en el denominado Principio del Sifón, que a su vez está fundamentado en el de los Vasos Comunicantes. El sifón consiste simplemente en una tubería en forma de S, pero puesta horizontalmente.

En el inodoro, el sifón se encuentra situado en la parte baja. De esta forma, al abrir la cisterna, el agua limpia procedente de esta, primeramente se lleva los desperdicios y finalmente deja un remanso de agua limpia en el fondo del inodoro (primera parte de la S) hasta la misma altura en la que comenzaría a decaer la segunda parte de la S de dicho sifón. Dejo una imagen, que dicen que vale más que mil palabras. ¿Y porqué el agua se queda nivelada de esa forma? Aquí ya entraría ese conocido principio o teoría de los vasos comunicantes y la presión atmosférica.


Como veis, algo muy rápido en su funcionamiento y sencillo en su explicación, pero que muchos es posible que desconozcan, aun cumpliendo con una función básica para la comodidad de hoy en día. Por cierto, qué bonitos son este tipo de principios ¿verdad? Vasos comunicantes, Arquímedes... Alguno de estos también merecería una entrada, aunque sólo sea para recordarlos ¿no?

No hay comentarios:

Publicar un comentario